De navegadores, marcadores, URL de inicio de sesión en Google y Symbaloo


Introducción.

Tengo que reconocer que no sabía muy bien cómo titular esta entrada. Ante esta manifiesta falta de imaginación no se me ha ocurrido otra cosa que mencionar todo aquello de lo que se habla en ella. Todo por el SEO. Vaya por delante que este no es un artículo especialmente novedoso. Pero me apetecía escribirlo a modo de diario personal, así que allá voy.

Probablemente habrás transitado a lo largo de los años por distintos navegadores. En mi caso fue Firefox inicialmente, sustituido por Chrome a medida que me encontraba utilizando más y más el ecosistema de aplicaciones web de Google, para hace cosa de año y medio migrar a Vivaldi (simplemente excelente). Desde hace unos meses, sin embargo, Vivaldi parece llevarse cada vez peor con los servicios de Google (quizás los descuentros de su CEO hayan tenido algo que ver). Hora de cambiar nuevamente, y teniendo ahí a Firefox, que ha pasado recientemente de zorrito viejo a cuántico navegador, la elección estaba clara, especialmente tras el excelente comportamiento por lo que hace a velocidad y economía de recursos que han demostrado sus últimas versiones 55 y 56 en el escritorio, (Windows, OS X y Linux).

Puede parecer una cuestión baladí, pero en mi opinión la elección de navegador es importante. En un momento en el que las características de los distintos sistemas operativos pierden importancia y sus elementos diferenciadores se desdibujan puesto que vivimos y experimentamos la realidad (digital) dentro del navegador, escoger aquel que nos haga sentir más cómodos es fundamental.

El problema son los marcadores, claro. Tanto Chrome, con su administrador de usuarios, como Firefox, con el denominado Sync, ofrecen la posibilidad desde tiempo inmemorial de guardarlos en la nube y tenerlos disponibles en cualquier lugar desde el que iniciemos sesión. Esta es una bendición si a lo largo de la semana utilizáis, como es mi caso, numerosos dispositivos distintos... pero que de nada sirve si ese peregrinaje incluye navegadores de distinto pelaje.

Por tanto, parece aconsejable recurrir a algún servicio independiente del navegador para resolver este problema de registro y catalogación de marcadores web.

Symbaloo entra en juego.

Para circunnavegar este escollo contamos, afortunadamente, con muchos servicios: Unos tienen un marcado carácter social (Delicious, Tagpacker), otros están muy orientados a la recopilación de recursos en el marco de tareas de documentación (Diigo, Pocket), los de más allá son quizás demasiado pobres (Google Bookmarks)...
Esto me llevó a Symbaloo. Seguramente ya lo conoces, así que no voy a extenderme demasiado. Tengo que reconocer que este servicio nunca me ha entrado por el ojito derecho, a pesar de que me consta que es extremadamente popular en ámbitos educativos. Tal vez haya sido por su aspecto visual, la interfaz de usuario, que siempre me ha parecido descuidada, o simplemente algún sesgo totalmente subjetivo hacia él. El caso es que puesto en evidencia el problema anterior le he dado una oportunidad.

Se trata, en esencia, de un servicio web que permite construir múltiples paneles (webmixes) con marcadores web que se representan mediante recuadros bastante vistosos. Estos paneles disponen de amplias funciones de personalización visual: Podemos colorear los recuadros del tablero, elegir la imagen o icono que representa a cada marcador, crear grupos... Los paneles web también pueden compartirse en una galería pública, de forma que otros usuarios de Symbaloo tengan la posibilidad de añadirlos a su propia colección de tableros, o incrustarse en una página web. Como puedes ver, estas características hacen a Symbaloo muy adecuado también para desplegar contenidos didácticos en el aula o compartirlos en abierto con el mundo mundial sin necesidad de un entorno de aprendizaje virtual específico.

Página de inicio de Symbaloo. No, no es la mía.

Tengo que reconocer que tras dedicar unos minutos a tratar de organizar mis marcadores en paneles el resultado me gusta. El uso de espacios independientes para distintos ámbitos (personal, trabajo, aprendizaje, producción de contenidos, clases, desarrollo, herramientas...) resulta extremadamente visual y, por el momento, me ha permitido disponer ordenadamente un elevado número de marcadores sin complicarme la vida.

Solo queda configurarlo como página de inicio en todos los navegadores y/o dispositivos que utilicemos y estaremos como en casa en cualquier momento y lugar.

¿Y si utilizamos múltiples cuentas de Google? URL de inicio personalizadas.

Seguro que dispones de una o más cuentas personales de Google. Probablemente también utilices una institucional de G Suite. Ese es también mi caso. Para mi es importante poder acceder lo más rápidamente a los recursos de unas y otras.

El modo más adecuado que he encontrado para conseguir esto pasa por utilizar URLs de inicio personalizadas y guardarlas como marcadores, que es la cuestón que nos ocupa.

De entrada, es posible iniciar sesión en los distintos servicios de G Suite empleando direcciones construidas de este modo:

https://servicio.google.com/a/dominio

Por ejemplo, suponiendo que mi dirección de correo en un determinado dominio de G Suite fuera pablo@midominio.es, podría acceder directamente a algunas de sus aplicaciones de este modo:

https://mail.google.com/a/midominio.es
https://drive.google.com/a/
midominio.es
 https://calendar.google.com/a/midominio.es
https://classroom.google.com/a/
midominio.es

Puesto que las correspondientes URL de inicio de sesión en cuentas personales carecen de la coletilla /a/dominio, no tenemos más que utilizar unas y otras para configurar los correspondientes bloques en Symbaloo.

¿Problema resuelto? Lamentablemente no:
  • Por una parte, estos URL específicos para cuentas de G Suite no funcionan correctamente en servicios como Contactos o Keep.
  • Por otro ¿qué ocurre si además contamos con más de una cuenta de tipo personal?
Hay que pensar un poquito más.

Enredando con los URL de inicio de sesión en uno y otro caso he encontrado una forma de construirlos que, creo, resuelve los dos problemas anteriores y además funciona tanto en cuentas de G Suite como personales (en @gmail.com). Veámosla:

https://www.google.com/accounts/AccountChooser?Email=email&continue=URL_servicio

Por ejemplo, para acceder a Google Keep con la cuenta pablo@midominio.es usaríamos (todo en la misma línea):


Si al utilizar una de estas direcciones, cuidadosamente construidas, en la sesión actual de navegación aún no se ha producido la autenticación en la cuenta especificada (en cualquiera de sus servicios) aparecerá el conocido cuadro de diálogo de inicio de sesión de Google con la dirección de correo electrónico ya en su sitio. En caso contrario, seremos teletransportados a la página indicada tras el parámetro &continue=. Esto seguirá funcionando correctamente aunque tengamos abiertos servicios web pertenecientes a distintas cuentas en diferentes pestañas del navegador. Del mismo modo, a diferencia de otros métodos, también lo hará en sesiones de navegación privadas / de incógnito.

Basta con aplicar esta plantilla a todas nuestras cuentas y servicios para conseguir URL específicos, que podremos utilizar en Symbaloo o en cualquier otra herramienta de organización de marcadores web que  escojamos. La cosa puede quedar más o menos así (Symbaloo):

Tablero de Symbaloo con bloques que dan acceso a servicios de Google de dos cuentas distintas.

Para terminar, me gustaria aclarar que este no deja de ser un pequeño truco que, como tantos otros aplicados al conjunto de aplicaciones de G Suite, funciona ahora, pero puede dejar de hacerlo sin previo aviso y en cualquier momento como consecuencia de las incesantes actualizaciones a las que Google somete a sus aplicaciones.

Comentarios