Tareas grupales en Google Classroom


Si usas Google Classroom seguro que a estas alturas estás más que familiarizado con el modo en que se publican y corrigen las tareas evaluables utilizando esta plataforma, un mecanismo marca de la casa (la casa es Google, claro) que, utilizado conjuntamente con Drive, facilita enormemente la evaluación formativa y potencia en gran medida lo que a mi me gusta denominar bucle de retroalimentación de la actividad: entregar, hacer comentarios, devolver, mejorar, entregar... hasta que se está seguro de que el alumno ha alcanzado determinados objetivos de aprendizaje.



Si sometemos el proceso a un mayor escrutinio comprobaremos que cuando el alumno marca una tarea como resuelta pierde el acceso en edición a los archivos que ha adjuntado, aunque estos permanecen siempre accesibles en su Google Drive en modo de lectura.  La propiedad se transfiere entonces al grupo de profesores de la clase. Únicamente cuando alguno de ellos devuelve la tarea  el dominio sobre los archivos retorna al alumno, que recupera entonces la capacidad de modificarlos.

Pero cabe plantearse si este mecanismo funciona igual de bien cuando  nuestros alumnos están organizados en grupos cuyos miembros trabajan concurrentemente sobre una serie de documentos a entregar.

Justo esta semana he estado preparando para una de las asignaturas que imparto una actividad diseñada para ser abordada preferentemente de modo colaborativo. En ella, cada grupo debe preparar un formulario de encuestado, recoger un cierto número de respuestas y realizar un análisis de las mismas utilizando tablas dinámicas y gráficos creados en la hoja de cálculo asociada. Además, cada equipo de trabajo ha de responder a una serie de preguntas a lo largo de todo el proceso en un cuestionario que se le facilita.

Que varios alumnos trabajen de modo cooperativo en la confección del formulario y sobre las distintas hojas de datos es por tanto esencial en esta ocasión. Esto me ha llevado a pensar un poquito en el mejor modo de desplegar esta actividad en Classroom y, de paso, hacer también alguna que otra prueba para entender lo mejor posible qué les pasa a los permisos de los archivos que se entregan en el contexto de una tarea.

Primero, los hechos:

# UNO | Regla general.

Solo se pueden adjuntar archivos de los que se es el propietario (la propiedad es siempre exclusiva de un solo usuario). Pasa algo similar cuando un profesor cuelga recursos en la sección de Novedades o Información de la clase, como ya explicaba en un artículo anterior en este blog, aunque en ese caso únicamente se requieren permisos para compartir. Y no, no es posible seleccionar archivos almacenados en  unidades de equipo.

# DOS | Enlaces y carpetas.

Si se intenta adjuntar el enlace para compartir de un archivo nos encontraremos exactamente con la misma limitación relativa a su propietario. ¿Y si probamos con el correspondiente a una carpeta? Tanto da, el resultado será el mismo. Por lo demás, Classroom ajusta también los permisos de archivos y carpetas entregados por medio de su enlace exactamente del modo descrito (trasferencia de propiedad a profesores y pérdida de capacidad de editar del alumno).

# TRES | Formularios.

Cuando se adjunta un formulario lo que hace realmente Classroom es capturar el enlace público, el que conduce a su versión rellenable. En este caso no se produce alteración alguna en los permisos del archivo en si. Aquí tenemos vía libre.

# CUATRO | Archivos compartidos previamente con terceros.

Por último, supongamos que un alumno entrega un archivo o carpeta y estos están compartidos con otros usuarios con permisos de cambio (o simplemente con cualquiera que disponga del enlace, pero también con capacidad de edición). Cuando el profesor haga efectiva la devolución de la tarea los permisos de los elementos afectados se restaurarán correctamente para el propietario de los mismos, pero el resto de usuarios con permisos originales de edición mantendrán, incorrectamente, un acceso de solo lectura.

A la vista de lo anterior, creo que resulta evidente que Classroom no está diseñado para gestionar la entrega de tareas en un escenario de trabajo grupal.

Por tanto, en cada equipo de trabajo tan solo el alumno que haya creado el documento, hoja de cálculo, presentación, dibujo o carpeta (los formularios quedan fuera de esta generalización) podrá realizar su entrega en el ámbito de una tarea de un modo pleno. Hasta donde yo sé no hay un modo totalmente satisfactorio de resolver esto con el Classroom actual:
  1. Si admitimos que únicamente un miembro de cada equipo entregue los archivos en la tarea y empleamos las entregas del resto simplemente para transmitirles su calificación, renunciamos a la posibilidad de identificar las aportaciones de cada alumno utilizando el historial de versiones del documento (Editado: no dejes de leer más abajo los comentarios de Sergio Tejero y Pablo Romero para matizar esta afirmación).
  2. Si les pedimos a los alumnos que trabajen de modo concurrente sobre los archivos compartidos pero creen copias personales inmediatamente antes de efectuar la entrega estamos efectivamente pasando a efectuar un seguimiento del trabajo, y de sus posibles entregas posteriores, ya segmentado por alumno.
  3. Por último, cabe la posibilidad de omitir la inclusión de elementos adjuntos directamente en el espacio de entrega de la tarea en Classroom. En su lugar se puede emplear un documento de texto (quizás un diario de trabajo colaborativo de la actividad) para pegar en él los enlaces a los distintos elementos (archivos, carpetas) vinculados. No obstante, los alumnos deberán entonces ajustar manualmente sus permisos de modo apropiado para que el profesor pueda acceder a ellos. Además, podrán seguir editándolos aunque señalicen la tarea como completada puesto que su propiedad no será transferida de modo automático en ningún momento.
Personalmente he recurrido a menudo a lo descrito en (C) en cursos pasados,  cuando he basado mis clases en Moodle en lugar de Classroom. Es una estrategia flexible, compatible con el mecanismo de tareas del primero, que simplemente requiere algo más de trabajo para que todo fluya con suavidad.

No obstante en esta ocasión he optado por una solución intermedia, que fundamentalmente se concreta en:
  • Distribuir mediante una tarea de Classroom una copia editable del cuestionario de trabajo de la actividad a cada alumno. Este cuestionario recoge las instrucciones a seguir y también dispone de espacios reservados para que respondan de modo individual, aunque consensuado con el resto del equipo, a ciertas preguntas.
  • Recoger el formulario creado de modo grupal como archivo adjunto a la tarea de cada alumno. Ya hemos visto que esto sí es posible.
  • Indicarle a cada integrante del grupo que haga una copia de la hoja de cálculo y la adjunte en su propio espacio de respuesta de la tarea en el momento de la entrega. De este modo, a partir de ese momento se pasa a realizar un seguimiento individualizado del trabajo de los alumnos, acompañándoles hasta dónde cada uno quiera / pueda llegar en la mejora del análisis estadístico inicialmente realizado en equipo.
Y tú, ¿qué harías en esta situación?

Comentarios

  1. Leyendo tus propuestas quizá no siga haciéndolo así, pero esto es lo que yo hago:
    - Cada grupo tiene un@ secretari@.
    - El secretario crea el documento y lo comparte con sus compañeros de grupo.
    - El secretario adjunta el documento en la tarea. (Sus compañeros entregan la tarea pero sin documentos adjuntos, para que les aparezca como entregada)
    - Al devolver la tarea corregida, el secretario se encarga de volver a habilitar permisos de edición a sus compañeros de grupo.
    - El profe pone nota a todos los miembros del grupo, no solo al secretario.

    Así lo hacía yo hasta ahora, pero después de leer tus sugerencias, le daré una vuelta.
    Gracias por compartir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hace unos días un compañero me comentaba esta dificultad. Yo no veía más solución que entregar uno en nombre de todos. Ahora tengo una visión más amplia del problema y más posibles soluciones. ¿He entendido bien? "si el archivo compartido lo crean en grupo y lo editan, etc, quedando todo en el historial de modificaciones y comentarios, y luego uno de ellos lo manda al profesor y éste corrige de uno para todo el grupo, ¿el único problema es que al devolver la tarea los autores pierde el derecho a editar a falta de que se restauren los permisos?
    Muchas gracias por tu análisis, aunque soy novato y me cuesta ponerme en situación!!!

    ResponderEliminar
  3. Sergio, Pablo... muchas gracias por vuestras sugerencias.

    En efecto, si los miembros de un grupo colaboran inicialmente sobre un documento y posteriormente el "secretari@" (propietari@) es quien finalmente realiza la entrega el profesor sí podrá ver las aportaciones de cada uno en el historial de cambios. Además, se puede disponer un espacio en el documento para que todos los integrantes del equipo se identifiquen y de ese modo facilitarle un poquito las cosas al profe. Al devolver la tarea el secretario del grupo recuperará la propiedad de los archivos y podrá encargarse de restaurar a su vez el acceso en edición para sus compañeros.

    Lo que proponéis bien podría ser una solución "D" a contemplar también como posibilidad :-).

    ResponderEliminar
  4. @Sergio, @Pablo: con vuestro permiso os cito en el artículo...

    ResponderEliminar
  5. Yo lo que hago es crear un documento en blanco y hacer tantas copias como grupos voy a crear (Trabajo1_G1, Trabajo1_G2...., etc). Después asigno cada trabajo solo a los alumnos de cada grupo y le doy a la opción los alumnos pueden editar.
    Con esto consigo ver la parte de tarea que cada alumno del grupo está realizando, ver el historial de revisiones, etc...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alternativa más, gracias por tu aportación.

      Eliminar

Publicar un comentario