Contabilizar preguntas de respuesta múltiple en Formularios de Google sin morir en el intento


El fin de semana pasado fue estupendo. Pasé la tarde del viernes y todo el sábado rodeado de grandes profesionales, todos ellos vinculados de un modo u otro al mundo de la educación, compartiendo y aprendiendo en el encuentro Aprendemos en la Nube organizado por la comunidad GEG en Valencia. Ha sido mi primera vez en un encuentro GEG (y espero que no sea la última). Por si fuera poco, tuve el atrevimiento de enviar una experiencia, que fue aceptada. Así que allá me fui no solo con muchas ganas en la mochila sino también con alguna que otra hormiguita correteando por el estómago. Hay quien dice que cuando no las hay (hormiguitas) es que la cosa no va bien.

En acción el sábado por la tarde en GEG Valencia. Gracias a Samuel Landete por la foto y por el apoyo antes, durante y tras el taller.

Pero esta no es una entrada para hablar sobre GEG Valencia 2018. Otros como Miquel Flexas ya lo han hecho antes y seguramente mucho mejor de lo que podría hacerlo yo (por cierto, Miquel, un placer compartir conversación durante la cena el viernes del encuentro). No obstante, antes de entrar en materia no quiero dejar pasar la oportunidad de manifestar públicamente y por escrito mi agradecimiento a la totalidad de equipo de coordinación de la comunidad GEG, en primer lugar por el inmenso curro que supone organizar un evento como este y además hacerlo tan bien como lo han hecho y, en segundo, por su confianza en la experiencia que envié sobre la implantación y uso de Google Classroom en un centro de FP. Un abrazo desde aquí para todos vosotros (y otro también para Gonzalo Romero, por supuesto, energético y energizante hasta el último momento).

Ahora sí, vamos al grano.

Mi experiencia orbitaba en torno a cómo usar Google Classroom de un modo efectivo en un contexto de instrucción presencial y semipresencial con alumnos adultos. En ella además se abordaba el uso de tickets de salida, pequeñas encuestas diseñadas para desencadenar procesos de reflexión metacognitiva en nuestros alumnos al concluir cada unidad de aprendizaje, encuestas cuyo análisis mecanizado a través de una hoja de cálculo puede aportar información relevante para afinar la experiencia de aprendizaje. Aquí puedes ver la presentación que utilicé, que también está colgada junto a los materiales de otros "talleristas" en la página del encuentro, por si te apetece echarle un vistazo.



El caso es que no fue posible que nos metiéramos en harina y trasteáramos con formularios y hojas de cálculo como a mi me hubiera gustado. El tiempo manda. Salía del aula pasadas las 19:30 contento por cómo había ido la cosa, pero sintiéndome en cierto modo en deuda con los asistentes por no haber podido alcanzar el objetivo de que todo el mundo se fuera de allí con una bonita hoja de cálculo a modo de cuadro de mandos de análisis de las respuestas de su ticket de salida guarda en su Drive.

Sirvan al menos estas plantillas de formulario y hoja de cálculo y este pequeño chuletario de funciones utilizadas para la construcción de la segunda a modo de premio de consolación. A partir de estos elementos y con un poquito de paciencia cada cual puede construirse su propio tinglado de análisis. A tu disposición si te surgen dudas o dificultades al intentarlo.

Hay un aspecto del que me hubiera gustado hablar con cierto detenimiento en el taller y que solo pude mencionar de pasada. Tiene que ver con el mejor modo de construir nuestras encuestas para que el análisis posterior, ya en las hojas de datos, resulte lo más sencillo posible. De hecho, unos días antes del encuentro tuiteé esto al respecto de esta cuestión.

Y es que a veces nos complicamos la vida de modo innecesario. Hablemos pues de...

Las casillas de verificación y por qué no es buena idea utilizarlas.

Partamos de un ticket de salida extremadamente simple y absolutamente incompleto. No importa que lo sea. Nos servirá para entender perfectamente dónde está el problema y cómo solucionarlo.


Hasta aquí sin problemas ¿verdad? Primero le preguntamos al alumno qué unidad está evaluando (esto se podría facilitar utilizando enlaces pre-rellenados a la encuesta convenientemente desplegados por medio de tareas "de cierre" de unidad temática en Classroom) y a continuación una sencilla e inocente pregunta que permite una selección múltiple de posibilidades, dado que no son excluyentes. Esta pregunta no se hace obligatoria puesto que un alumno podría no marcar ninguna de las opciones disponibles al responder honestamente.

Utilizar casillas de verificación probablemente sea la elección más inmediata y natural al montar nuestro ticket de salida. Pero como veremos encierra una trampa. Para detectarla voy primero que nada a enviar unas cuantas respuestas simuladas. Vuelvo enseguida.

Comprobemos primero que nada hasta dónde llega el informe gráfico integrado en la herramienta de formularios de Google:


No está nada mal para obtener un visión de conjunto rápida del comportamiento de nuestros alumnos. Pero ¡un momento! La información está agregada. Y a mi me gustaría cortarla (segmentarla) por unidad para determinar si ese comportamiento ha sido significativamente distinto en cada una de ellas y de eso modo poder intervenir para introducir mejoras allá donde fuera necesario. ¿Mis alumnos han utilizado en menor medida los materiales de la unidad 1? Quizás eran un tostón ¿En la unidad 2 no se aprecian rastros de interacción entre los propios alumnos? Tal vez debería introducir más actividades de tipo grupal.

No nos queda más remedio que llevarnos las respuestas a una hoja de cálculo.


Y al igual que a Barbol cuando contempló la destrucción causada por Saruman en el bosque de Fangorn para fabricar su ejército de criaturas de la oscuridad, a mi esto también me parece un horror.


Pero ¿a qué viene esta hipérbole? Viene a que en la columna C tenemos amontonadas las respuestas (casillas de verificación) marcadas por cada alumno al responder a la pregunta. Eso nos va a complicar enormemente la vida a la hora de hacer algo tan simple como contabilizar cuántos de ellos han marcado una opción determinada. Y si además queremos cruzar esa información con la relativa a la unidad evaluada ya ni te cuento. Al tratar de construir una tabla dinámica a partir de datos recogidos de este modo comprobaremos con horror como a cada posible combinación de respuestas se le da un tratamiento diferenciado puesto que se considera un caso único.

En la tabla dinámica una misma respuesta aparece contabilizada en varias columnas (posibles combinaciones de opciones).

Espantoso. Va a ser que Barbol tenía razón.

Pero, si ya tuviéramos las respuestas y no nos quedara más remedio que analizarlas ¿qué alternativas tendríamos? Bueno, se me ocurre alguna que otra:
  • Filtrar los datos en la hoja de respuestas utilizando como criterio la coincidencia de la columna C con una de las respuestas unitarias para, a continuación, copiar y pegar las filas visibles a otra hoja y montar sobre ella la tabla dinámica. Y repetir el proceso para el resto de respuestas posibles a la pregunta de respuesta múltiple.
  • Prescindir de tablas dinámicas y liarnos con funciones avanzadas de consulta, coincidencia de cadenas y cuenta condicional para analizar los datos. Me refiero, entre otras, a QUERY, FILTRO, CONTAR.SI, SI con condiciones avanzadas, ENCONTRAR, etc. Sí, y probablemente también tendríamos que invitar a la fiesta a alguna que otra fórmula matricial para hacer las cosas realmente bien. Pelín más duro, la verdad.
No voy a desarrollar ninguna de estas estrategias (quizás en un próximo artículo). Esto va de facilitar las cosas. Así que volvamos al formulario de partida y transformémoslo en una bestia más manejable.

Las cuadrículas de varias opciones al rescate.

Idea feliz: Convirtamos nuestra pregunta maldita en una de tipo cuadrícula de varias opciones:


Respuestas posibles (anteriormente casillas de verificación) a la izquierda. "Sí" y "No" a la derecha. Los enemigos de lo binario pueden aprovechar para introducir opciones más variadas que aporten información adicional ("a veces"). Y no nos olvidemos de activar la obligatoriedad de seleccionar una respuesta en cada fila. Cuando usábamos casillas de verificación podía darse el caso de que todas quedaran sin marcar. Ahora no resulta admisible. Esta es otra razón para preferir estas cuadrículas de opciones a las casillas de verificación: deshacemos una posible indeterminación ¿el alumno no ha marcado nada porque no debía hacerlo o simplemente se ha olvidado de responder?


Regresemos a la hoja de cálculo.


Esto pinta mucho mejor ¿a que sí? Vamos a por una tabla dinámica...

Seleccionamos toda la hoja, aunque contenga filas vacías para poder observar en tiempo real los resultados a medida que se van recibiendo nuevas respuestas sin modificar el diseño de la tabla dinámica. La capacidad de especificar un rango de columnas con todas sus filas, sean cuantas sean (con una expresión de rango como A:F) parece haberse perdido en el rediseño reciente de esta dinámica herramienta. Lástima.

Colocamos de entrada el campo Unidad en las filas.


En este caso vamos a contabilizar el número de respuestas afirmativas (respuesta "Sí") a cada pregunta. Podríamos hacer lo mismo con los "noes" y los "a veces". Naturalmente, la tabla dinámica puede duplicarse (botón derecho sobre su solapa → Duplicar) una vez esté terminada para introducir estos pequeños cambios (y otros) con facilidad.

Necesitaremos para ello agregar campos calculados a la sección Valores de la tabla dinámica. No, no seleccionamos los campos que contienen las respuestas a nuestras 4 preguntas.



Ahora viene la magia: usaremos la función CONTAR.SI en el campo Fórmula de la tarjeta. Veamos cómo queda para la pregunta "He preguntado las dudas que tenía al profesor"). Ojo con los ajustes enmarcados en rojo. Deben estar como se muestran.


Apreciemos la fórmula en toda su magnitud:


Quizás esto te resulte chocante si estás habituado a utilizar la función del modo habitual. En lugar de un rango explicitado mediante las consabidas letras y números para indicar columnas y filas, ahora tendremos que utilizar las etiquetas de encabezado en la fila 1 de la hoja de respuestas asociada al formulario, quedando representada la columna correspondiente completa, con todas sus celdas. Como en este caso la etiqueta contiene espacios, encerramos el texto entre comillas simples ('). Una rareza más de las tablas dinámicas.

Repetimos la operación con el resto de columnas que contienen respuestas (D, E, F). El procedimiento es análogo (ojo con las comillas).


Puesto que hemos seleccionado como origen de datos de la tabla dinámica un rango de celdas que contiene filas vacías nos toparemos con que aparece una fila en blanco también en la tabla dinámica resultante.


Nos desharemos de ella con un sencillo filtro, ajustado en la parte inferior del panel de edición de la tabla dinámica, que deje fuera las filas vacías.



Y la cosa puede quedar sí. He añadido también un gráfico basado en la tabla dinámica resultante del diseño propuesto:


Y sabiendo todo lo que ya sabemos podemos lanzarnos a crear nuevas tablas dinámicas y gráficos. Por ejemplo:


Bueno, hasta aquí.

Si desmenuzas la plantilla de hoja de cálculo de ejemplo que he colgado al principio de este artículo (esta), comprobarás que las hojas de datos que contabilizan respuestas se han construido íntegramente con fórmulas en lugar de con tablas dinámicas. De ese modo pueden utilizarse celdas con valores seleccionables mediante un desplegable, alimentado por la función de validación de datos, para facilitar la representación de una mayor cantidad de información de un modo compacto (en la misma hoja) y darle un aspecto más profesional y cercano a un cuadro de mandos tradicional, con controles para visualizar la información desde distintos, por así decirlo, ángulos. Tanto da. El resultado desde un punto de vista funcional es similar. Otro día podemos hablar de ello.

Espero haber saldado mi deuda, aunque sea parcialmente, con estos briconsejos para construir tickets de salida. Para cualquier cosa, aquí abajo tienes la caja de comentarios.

Buen fin de semana.

Comentarios

  1. Gracias por compartir tu tiempo y esfuerzo con todos!!!! Buen artículo, lo tendré en cuenta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario